Residencias Banana 2019

Este verano ha sido la guinda a un año de aprendizaje y experiencias. Ahora, de vuelta en el taller, miro por el retrovisor un poquito (estoy aprendiendo a girar el cuello lo menos posible) y me sale una sonrisa al recordar algunos de los momentos que compartí con mis alumnas durante julio y agosto. Como aquel paseo al anocher hasta la plaza del pueblo, donde habían improvisado un cine hinchable, mientras brindábamos sentados cerca de las barcas y los diálogos de la peli “Campeones” se colaban entre las risas y las copas de mencía.

Cada persona que llega me enseña algo y estoy más que agradecida por eso.

Cada historia, cada gesto, cada conversación y momento compartido.

La sonrisa tímida de Carmen y sus trabajos de crack, el entusiasmo en los ojos de Ana, también profe y cómplice de devoción. El cambio de rumbo de Bea, el buen hacer de Alejandra y sus diseños hermosos, la curiosidad de David “el americano” que hacía surf pero no sabía nadar. Las conversaciones y bailes en el mar con Patri y Rebe con sus posteriores cañas y vinos rojizos.

El “andar revolucionario” de María y la calma de Yolanda. La dulzura e ilusión en Ofelia y Juan, los chicos más extraordinariamente normales que han pasado por aquí. Y Karyn, mamá de Juan que vino desde México apoyando a su hijo en su aventura artístico amoril (Ofelia y Juan eran dos chicos enamorados que hacía 3 años que no se veían y se reencontraron aquí en España. Hay gente que habla de discapacidad, pero su falta de miedo, su sensibilidad y sus dibujos llenos de fuerza  hacían que viera todo lo contrario)

Las comidas en la mesa donde solía comer con mis abuelos, padres, tíos, primos…  Las siestas en el jardín, los paseos y baños en la playa, los atardeceres compartidos, ese pulpo de la ría… Saber que se puede… La tinta, la serigrafía, el taller… El limonero. La sorpresa conocida de tener a Raquel de compi este año con sus clases de Yoga, Pranayama y Meditación. O Areoso, el mar… El mar y la isla. La poesía, la vida.

Gracias de nuevo a todas las personas que habéis venido y formáis parte de la aventura, ahora me toca seguir remando 🙂

Os dejo con una selección de fotos que hice junto con mi compi Carmen (Rayonubesolfoto) que vino este año a inmortalizar alguno de los días y retratarme a mi también 🙂

¡Nos vemos en la isla!

retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo
retiro creativo